miércoles, 14 de febrero de 2018

D.QUIJOTE PARA TODOS



Capítulo XLI. Donde todavía prosigue el cautivo su suceso


»No  pasaron quince días, cuando ya nuestro renegado tenía comprado una muy buena barca, con capacidad para más de treinta personas: y, para asegurar esto y darle credibilidad, quiso hacer, como hizo, un viaje a un lugar que se llamaba Sargel (hoy Argelia), que está a treinta leguas de Argel hacia la parte de Orán, en el cual hay mucha contratación de higos pasos. Dos o tres veces hizo este viaje, en compañía del tagarino que había dicho. Tagarinos llaman en Berbería a los moros de Aragón, y a los de Granada, mudéjares; y en el reino de Fez llaman a los mudéjares elches, los cuales son la gente de quien aquel rey más se sirve en la guerra.

»Digo, pues, que cada vez que pasaba con su barca daba fondo en una caleta que estaba muy cerca del jardín donde Zoraida esperaba; y allí, muy de propósito, se ponía el renegado con los morillos que bogaban el remo, bien para hacer la zalá, o para ensayar lo que pensaba hacer; y así, iba al jardín de Zoraida y le pedía fruta, y su padre se la daba sin conocerle; y, aunque él quería hablar a Zoraida, como él después me dijo, y decirle que él era el que por orden mía le había de llevar a tierra de cristianos, que estuviese contenta y segura, nunca le fue posible, porque las moras no se dejan ver de ningún moro ni turco, si no es que su marido o su padre se lo manden. Con cristianos cautivos sí hablan, aun más de aquello que sería razonable; y a mí no me hubiera gustado que él la hubiera hablado, por miedo a que  la inquietara, al ver que su plan estaba en boca de renegados. Pero Dios, que lo ordenaba de otra manera, no dio lugar al buen deseo que nuestro renegado tenía; el cual, viendo con cuanta seguridad iba y venía a Sargel, y que daba fondo cuando y como y adonde quería, y que el tagarino, su compañero, no tenía más voluntad de lo que la suya ordenaba, y que yo estaba ya rescatado, y que sólo faltaba buscar algunos cristianos que bogasen el remo, me dijo que le buscase yo a cuáles quería que trajera conmigo, además de los rescatados, y que los contratase para el primer viernes, cuando tenía pensado que fuese nuestra partida. Viendo esto, hablé a doce españoles, todos hombres valientes del remo, y de aquellos que más libremente podían salir de la ciudad; y no fue fácil encontrar tantos en aquella coyuntura, porque había veinte bajeles en corso (de corsarios), y se habían llevado toda la gente de remo, y éstos no se hubieran encontrado, si no fuera poque su amo se quedó aquel verano sin ir en corso, para acabar una galeota (142) que tenía en astillero. A los cuales no les dije otra cosa, sino que el primer viernes en la tarde  saliesen uno a uno, disimuladamente, y se fuesen hacia el jardín de Agi Morato, y que allí me aguardasen hasta que yo fuese. A cada uno di este aviso personalmente, con orden que, aunque allí viesen a otros cristianos, no les dijesen sino que yo les había mandado esperar en aquel lugar.

»Hecha esta diligencia, me faltaba hacer otra, que era la que más me convenía: y era la de avisar a Zoraida como estaba nuestro asunto, para que estuviese preparada y sobre aviso, que no se sobresaltase si de improviso la recogiésemos antes del tiempo que ella podía imaginar que la barca de cristianos podía volver. Y así, determiné  ir al jardín y ver si podría hablarla; y, con ocasión de coger algunas yerbas(verduras), un día, antes de mi partida, fui allá, y la primera persona con quién me encontré fue con su padre, el cual me dijo, en lengua que en toda la Berbería, y aun en Costantinopla, se habla entre cautivos y moros, que ni es morisca, ni castellana, ni de otra nación alguna, sino una mezcla de todas las lenguas con la cual todos nos entendemos; digo, pues, que en este lenguaje me preguntó que qué buscaba en aquel su jardín, y que quién era. Le respondíle que era esclavo de Arnaúte Mamí (y esto, porque yo sabía que era muy amigo suyo), y que buscaba  varias yerbas, para hacer ensalada. Me preguntó, si era hombre de rescate o no, y que cuánto pedía mi amo por mí. Estando en todas estas preguntas y respuestas, salió de la casa del jardín la bella Zoraida, la cual ya hacía mucho que me había visto; y, como las moras de ninguna manera sienten afecto de mostrarse a los cristianos, ni tampoco los esquivan, como ya he dicho, no le importó nada  venir adonde su padre estaba conmigo; más bien, en cuanto su padre vio que venía despacio, la llamó y mandó que llegase.

» Sería demasiado  decir yo ahora la mucha hermosura, la gentileza, el gallardo y rico adorno con que mi querida Zoraida se mostró a mis ojos: sólo diré que más perlas pendían de su hermosísimo cuello, orejas y cabellos, que cabellos tenía en la cabeza. En las gargantas (tobillos) de sus pies, que tenía descubiertas, a su usanza, traía, dos carcajes (que así se llamaban las manillas o ajorcas de los pies en morisco) de purísimo oro, con tantos diamantes engastados, que ella me dijo después que su padre los estimaba en diez mil doblas (escudos de  a dos), y las que traía en las muñecas de las manos valían otro tanto. Las perlas eran muchas y muy buenas, porque las moras gustan mucho de  adornarse con ricas perlas y aljófar (perla pequeña e irregular), y así, hay más perlas y aljófar entre moros que entre todas las demás naciones; y el padre de Zoraida tenía fama de tener muchas y de las mejores que en Argel había, y de tener asimismo más de docientos mil escudos españoles, de todo lo cual era señora esta que ahora lo es mía. Si con todo este adorno podía venir entonces hermosa, por las reliquias que le han quedado de tantas adversidades se podrá conjeturar cuál debía de ser en las prosperidades. Porque ya se sabe que la hermosura de algunas mujeres tiene días y ocasiones, y según las situaciones puede disminuir o aumentar ; y es cosa natural que los estados de ánimo la aumenten o disminuysan, aunque casi siempre la disminuye.

»Digo, en fin, que entonces llegó  muy acicalada y muy hermosa, o, al  menos, a mí me pareció ser la más bella que hasta entonces había visto; y con esto, viendo las obligaciones en que me había puesto, me parecía que tenía delante de mí una deidad del cielo, venida a la tierra para mi gusto y para mi remedio. Cuando ella llegó, le dijo su padre en su lengua que yo era cautivo de su amigo Arnaúte Mamí, y que venía a buscar ensalada. Ella intervino, y en aquella mezcla de lenguas que tengo dicho me preguntó si era caballero y porqué  no me rescataba. Yo le respondí que ya estaba rescatado, y que en el precio podía comprobar lo que mi amo me estimaba, pues había dado por mí mil  quinientos zoltanís (143). A lo cual ella respondió: ''En verdad que si tú fueras de mi padre, yo haría que  él te pidiera dos mil, porque vosotros, cristianos, siempre mentís en cuanto decís, y os hacéis pobres para engañar a los moros''. ''Bien podría ser eso, señora —le respondí—, pero en verdad que yo lo he tratado con mi amo, y  así lo trataría con cualquier persona''. ''Y¿cuándo te vas?'', dijo Zoraida. ''Mañana, creo yo —dije—, porque está aquí un bajel de Francia que se hace mañana a la vela, y pienso irme en él''. ''¿No es mejor —replicó Zoraida—, esperar a que vengan bajeles de España, e irte con ellos, que no con los de Francia, que no son vuestros amigos?'' ''No —respondí yo—, aunque si es verdad, como dicen, que viene ya un bajel de España, yo le esperaría, aunque que es más seguro que parta mañana; porque el deseo que tengo de verme en mi tierra, y con las personas que bien quiero, es tanto que no me dejará esperar otra comodidad, si se tarda, por mejor que sea''. ''Debes de ser, sin duda, casado en tu tierra —dijo Zoraida—, y por eso deseas ir a verte con tu mujer''. ''No soy —respondí yo— casado, pero tengo dada la palabra de casarme en llegando allá''. ''Y ¿es hermosa la dama a quien se la diste?'', dijo Zoraida. ''Tan hermosa es —respondí yo— que para alabarla y decirte la verdad, se parece mucho  a ti ''. De esto se rió muy de veras su padre, y dijo: ''Gualá (por Alá), cristiano, que debe de ser muy hermosa si se parece a mi hija, que es la más hermosa de todo este reino. Si no, mírala bien, y verás como te digo la verdad''. Nos servía de intérprete  a la mayoría de estas palabras y razones el padre de Zoraida; pues, aunque ella hablaba la lengua bastarda que, como he dicho, allí se usa, para disimular, más declaraba su intención por señas que por palabras.

»Estando en estas y otras muchas razones, llegó un moro corriendo, y dijo, a grandes voces, que por las bardas o paredes del jardín habían saltado cuatro turcos, y andaban cogiendo la fruta, aunque no estaba madura. Se sobresaltó el viejo, y lo mismo hizo Zoraida, porque es común y casi natural el miedo que los moros tienen a los turcos,  especialmente a los soldados, los cuales son tan insolentes y tienen tanto imperio sobre los moros que a ellos están sujetos, que los tratan peor que si fuesen esclavos suyos. Digo, pues, que dijo su padre a Zoraida: ''Hija, retírate a la casa y enciérrate, en tanto que yo voy a hablar a estos perros; y tú, cristiano, busca tus yerbas, y vete en buena hora, y Alá te lleve con bien a tu tierra''. Yo me incliné, y él se fue a buscar a los turcos, dejándome solo con Zoraida, que comenzó a dar muestras de irse donde su padre la había mandado. Pero, apenas él se ocultó entre los árboles del jardín, ella, volviéndose a mí, llenos los ojos de lágrimas, me dijo: ''Ámexi, cristiano, ámexi''; que quiere decir: "¿Vete, cristiano, vete?" Yo la respondí: ''Señora, sí, pero de ninguna manera sin ti: el primer viernes me esperas, y no te sobresaltes cuando nos veas; que sin duda alguna iremos a tierra de cristianos''

»Yo le dije esto de manera que ella  entendió muy bien  todas las razones que los dos dijimos; y, echándome un brazo al cuello, con desmayados pasos comenzó a caminar hacia la casa; y quiso la suerte, que pudo ser muy mala si el cielo no lo ordenara de otra manera, que, yendo los dos de la manera y postura que os he contado, con un brazo al cuello, su padre, que ya volvía de echar a los turcos, nos vio de la suerte y manera que íbamos, y nosotros vimos que él nos había visto; pero Zoraida, prevevida y discreta, no quiso quitar el brazo de mi cuello, antes se llegó más a mí y puso su cabeza sobre mi pecho, doblando un poco las rodillas, dando claras señales y muestras que se desmayaba, y yo, asimismo, di a entender que la sostenía contra mi voluntad. Su padre llegó corriendo adonde estábamos, y, viendo a su hija de aquella manera, le preguntó que qué tenía; pero, como ella no le respondiese, dijo su padre: ''Sin duda alguna que con el sobresalto de la entrada de estos canes se ha desmayado''. Y, quitándola del mío, la arrimó a su pecho; y ella, dando un suspiro y aún no secos los ojos de lágrimas, volvió a decir: ''Ámexi, cristiano, ámexi'': "Vete, cristiano, vete". A lo que su padre respondió: ''No importa, hija, que el cristiano se vaya, que ningún mal te ha hecho, y los turcos ya se han  ido. No te sobresaltes por nada, pues nada hay que pueda darte temor, pues, como ya te he dicho, los turcos, a mi ruego, se volvieron por donde entraron''. ''Ellos, señor, la sobresaltaron, como has dicho —dije yo a su padre—; pero, pues ella dice que yo me vaya, no la quiero dar pesadumbre: quédate en paz, y, con tu licencia, volveré, si fuere menester, por yerbas a este jardín; que, según dice mi amo, en ninguno las hay mejores para ensalada que en él''. ''Todas las veces que quieras podrás volver —respondió Agi Morato—, que mi hija no dice esto porque tú ni ninguno de los cristianos la enojaran, sino que, por decir que los turcos se fuesen, dijo que te fueses, o porque ya era hora que buscases tus yerbas''.

»Con esto, me despedí al momento de los dos; y ella, arrancándosele el alma, al parecer, se fue con su padre; y yo, con achaque de buscar las yerbas, rodeé muy bien y a mi placer todo el jardín: miré bien las entradas y salidas, y la fortaleza de la casa, y la manera para  facilitar todo nuestro negocio. Hecho esto, me vine y di cuenta de cuanto había pasado al renegado y a mis compañeros; y ya no veía la hora de verme gozar sin sobresalto del bien que en la hermosa y bella Zoraida la suerte me ofrecía.

»En fin, el tiempo pasó, y  llegó el día tan deseado por nosotros; y, siguiendo todos la estrategia que habíamos planeado, conseguimos lo que tanto deseábamos; porque el viernes que siguió al día que yo hablé con Zoraida en el jardín, nuestro renegado, al anochecer, dio fondo con la barca casi enfrente de donde la hermosísima Zoraida estaba. Ya los cristianos que habían de bogar el remo estaban prevenidos y escondidos por diversas partes de todos aquellos alrededores. Todos estaban suspensos y contentos, aguardándome, deseosos ya de embestir el bajel que tenían a la vista; porque ellos no sabían el concierto del renegado, sino que pensaban que a fuerza de brazos tenían que ganar la libertad, quitando la vida a los moros que dentro de la barca estaban.

»Sucedió, pues, que, cuando mis compañeros y yo nos dejamos ver, todos los demás que estaban escondidos, al vernos,  vinieron a donde estábamos. Esto era ya cuando  la ciudad estaba cerrada, y por toda aquella campiña no se veía  a nadie. Cuando estuvimos juntos, dudamos si sería mejor ir primero por Zoraida, o rendir primero a los moros bagarinos que bogaban el remo en la barca. Y, estando en esta duda, llegó a nosotros nuestro renegado diciéndonos que porqué nos deteníamos, que ya era hora, y que todos sus moros estaban descuidados, y los mayoría durmiendo. Le  dijimos lo que nos entretenía, y él dijo que lo que más importaba era rendir primero el bajel, que se podía hacer con grandísima facilidad y sin peligro alguno, y que luego podíamos ir por Zoraida. Nos pareció bien a todos lo que decía, y así, sin detenernos más, haciendo él de guía, llegamos al bajel, y, saltando él primero dentro, metió mano a un alfanje, y dijo en morisco: ''Ninguno de vosotros se mueva de aquí, si no quiere que le cueste la vida''. Ya, en  este tiempo, habían entrado dentro casi todos los cristianos. Los moros, que eran de poco ánimo, viendo hablar de aquella manera a su arráez (capitán del barco), se quedaron espantados, y ninguno  de ellos echó mano a las armas, que pocas o casi ningunas tenían, se dejaron, sin hablar alguna palabra, maniatar de los cristianos, los cuales con mucha presteza lo hicieron, amenazando a los moros que si alzaban la voz de alguna manera  los pasarían a todos a cuchillo

»Hecho ya esto, quedándose de guardia  la mitad de los nuestros, los que quedábamos, guiándonos el renegado, fuimos al jardín de Agi Morato, y quiso la buena suerte que, llegando a abrir la puerta, se abrió con tanta facilidad como si no estuviera cerrada; y así, con gran quietud y silencio, llegamos a la casa sin ser sentidos por nadie. Estaba la bellísima Zoraida aguardándonos en una ventana, y, cuando sintió gente, preguntó con voz baja si éramos nizarani,(144) como si dijera o preguntara si éramos cristianos. Yo le respondí que sí, y que bajase. Cuando ella me reconoció, no se detuvo un segundo, porque, sin responderme palabra, bajó en un instante, abrió la puerta y se mostró a todos tan hermosa y ricamente vestida que no acierto como alabarla. Cuando yo la vi, le tomé una mano y la comencé a besar, y el renegado hizo lo mismo, y mis dos camaradas; y los demás, que no conocían el caso,  hicieron lo que vieron que nosotros hacíamos, que no parecía sino que le dábamos las gracias y la reconocíamos por señora de nuestra libertad. El renegado le dijo en lengua morisca si estaba su padre en el jardín. Ella respondió que sí y que dormía. ''Pues será menester despertarle —replicó el renegado—, y llevarlo con nosotros, y todo aquello que tiene de valor este hermoso jardín.'' ''No —dijo ella—, a mi padre no se ha de tocar en ningún modo, y en esta casa no hay otra cosa que lo que yo llevo, que es suficiente para que todos quedéis ricos y contentos; esperar un poco y lo veréis''. Y, diciendo esto, volvió a entrar, diciendo que muy pronto volvería; que nos estuviésemos quietos, sin hacer ningún ruido. Le pregunté al renegado lo que con ella había tratado, el cual me lo contó, y yo le dije que había que hacer lo que Zoraida quisiese; la cual volvía ya cargada con un cofrecillo lleno de escudos de oro, tantos, que apenas lo podía sostener, quiso la mala suerte que su padre despertase en el ínterin (mientras tanto) y sintiese el ruido que había en el jardín; y, asomándose a la ventana, enseguida se dio cuenta  que todos los que en él estaban eran cristianos; y, dando muchas, grandes y desaforadas voces, comenzó a decir en arábigo: ''¡Cristianos, cristianos! ¡Ladrones, ladrones!''; al escuchar los gritos nos quedamos  todos muy  confundidos y asustados. Pero el renegado, viendo el peligro en que estábamos, y lo mucho que le importaba salir con aquella empresa, antes de ser visto, con grandísima presteza, subió donde estaba Agi Morato,  y con él fueron algunos de nosotros; que yo no osé desamparar a la Zoraida, que como desmayada se había dejado caer en mis brazos. En resolución, los que subieron se dieron tan buena maña que en un momento bajaron con Agi Morato, trayéndole atadas las manos y puesto un pañuelo en la boca, que no le dejaba hablar palabra, amenazándole que si hablaba le había de costar la vida. Cuando su hija le vio, se cubrió los ojos por no verle, y su padre quedó espantado, ignorando  que voluntariamente se había puesto en nuestras manos. Pero, entonces siendo más necesarios los pies, con diligencia y presteza nos pusimos en la barca; que ya los que en ella habían quedado nos esperaban, temerosos de que hubiéramos tenido algún problema.

»Apenas habían  pasado dos horas  de la noche, cuando ya estábamos todos en la barca, en la cual se le quitó al padre de Zoraida la atadura de las manos y el paño de la boca; pero le volvió a decir el renegado que no hablase palabra, que le quitarían la vida. Él, como vio allí a su hija, comenzó a suspirar ternísimamente, y más cuando vio que yo estrechamente la tenía abrazada, y que ella sin defenderse, quejarse ni esquivarse, se estaba quieta; pero, con todo esto, callaba, para  que el renegado no cumpliera las muchas amenazas que le hacía. Viéndose, pues, Zoraida ya en la barca, y que queríamos dar los remos al agua (empezar  a remar), y viendo allí a su padre y a los demás moros que atados estaban, le dijo al renegado que me dijese le hiciese el favor de soltar a aquellos moros y de dar libertad a su padre, porque antes se arrojaría al mar que ver delante de sus ojos y por causa suya llevar cautivo a un padre que tanto la había querido. El renegado me lo dijo; y yo respondí que estaba de acuerdo; pero él respondió que no convenía, porque si  los dejaban allí saltarían a tierra y alborotarían la ciudad, y conseguirían que saliesen a buscarlos con algunas fragatas ligeras, y  que no pudiésemos escapar; que lo que se podría hacer era darles libertad al llegar a la primera tierra de cristianos. En este parecer coincidimos todos, y Zoraida, a quien se le dio cuenta, de los motivos que nos movían a no hacer enseguida lo que quería, también estuvo de acuerdo; y enseguida, con regocijado silencio y alegre diligencia, cada uno de nuestros valientes remeros tomó su remo, y comenzamos, encomendándonos a Dios de todo corazón, a navegar rumbo a  las islas de Mallorca, que es la tierra de cristianos más cercana.

»Pero, a causa de soplar un poco el viento tramontana (cierzo del norte) y estar la mar algo picada, no fue posible seguir la derrota (dirección) de Mallorca, y tuvimos que navegar junto a la costa en dirección a Orán, no sin mucha pesadumbre nuestra, por temor a  ser descubiertos en Sargel, que en aquella costa está a sesenta millas de Argel. Y, además, temíamos encontrar por aquel paraje alguna galeota de las que de ordinario vienen con mercancía de Tetuán, aunque cada uno por sí, y todos juntos, presumíamos  que, si se encontraba galeota de mercancía, como no fuese de las que andan en corso, que no sólo no nos perderíamos, sino que tomaríamos bajel donde con más seguridad pudiésemos acabar nuestro viaje. Iba Zoraida, mientras se navegaba, puesta la cabeza entre mis manos, por no ver a su padre, y sentía yo que iba pidiendo a Lela Marién que nos ayudase.

»Apenas habíamos navegado treinta millas, cuando nos despertaron,  tres tiros de arcabuz disparados desde tierra,  la cual vimos desierta y sin nadie que nos descubriese; pero, con todo eso, nos fuimos a fuerza de brazos entrando un poco en la mar, que ya estaba algo más sosegada; y, habiendo entrado casi dos leguas, se dio orden que se bogase por relevos mientras comíamos algo, que iba bien proveída la barca, pero los que bogaban dijeron que no era aquél tiempo de tomar reposo alguno, que les diesen de comer los que no bogaban, que ellos no querían soltar los remos de las manos en manera alguna. Así se hizo, y en esto comenzó a soplar un viento largo (perpendicular al rumbo de la nave), que nos obligó a navegar a vela,  a dejar el remo, y enderezar a Orán, por no ser posible tomar otra ruta. Todo se hizo con muchísima presteza; y así, a la vela, navegamos  más de ocho millas por hora, con el único temor de  encontrarnos  con algún bajel de corsarios.

»Dimos de comer a los moros bagarinos, y el renegado les consoló diciéndoles que no iban cautivos, que en la primera ocasión les darían libertad. Lo mismo se le dijo al padre de Zoraida, el cual respondió: '' No podia esperar otra cosa  de vuestra generosidad y buena fe,  ¡oh cristianos!, pero  darme la libertad, no me tengáis por tan tonto que lo piense; que nunca os expusisteis vosotros al peligro de quitármela para volvermela a dar desinteresadamente, especialmente sabiendo quién soy yo, y el interes que podéis obtener; y si  queréis poner precio, desde aquí os ofrezco todo aquello que quisiéreis por mí y por esa desdichada hija mía, o si no, por ella sola, que es la mayor y la mejor parte de mi alma''. En diciendo esto, comenzó a llorar tan amargamente que a todos nos movió a compasión, y forzó a Zoraida que le mirase; la cual, viéndole llorar, así se enterneció tanto que se levantó de mis pies y fue a abrazar a su padre, y, juntando su rostro con el suyo, comenzaron los dos tan tierno llanto que muchos de los que allí íbamos le acompañamos en él. Pero, cuando su padre la vio adornada de fiesta y con tantas joyas sobre sí, le dijo en su lengua: ''¿Qué es esto, hija, que ayer al anochecer, antes que nos sucediese esta terrible desgracia en que nos vemos, te vi con tus ordinarios y caseros vestidos, y ahora, sin que hayas tenido tiempo de vestirte y sin haberte dado alguna buena noticia que celebrar  te veo compuesta con los mejores vestidos que yo supe y pude darte cuando nos fue la ventura más favorable? Respóndeme a esto, que me tiene más suspenso y admirado que la misma desgracia en que me hallo''.

»Todo lo que el moro decía a su hija nos lo traducía el renegado, y ella no le respondía palabra. Pero, cuando él vio a un lado de la barca el cofrecillo donde ella solía tener sus joyas, el cual sabía  bien que lo había dejado en Argel, y no traído  del jardín, quedó más confuso, y le preguntó que cómo aquel cofre había venido a nuestras manos, y qué era lo que venía dentro. A lo cual el renegado, sin aguardar que Zoraida le respondiese, le respondió: ''No te canses, señor, en preguntar a Zoraida, tu hija, tantas cosas, porque con una que yo te responda te satisfaré a todas; y así, quiero que sepas que ella es cristiana, y es la que ha sido la lima (librado) de nuestras cadenas  y la libertad de nuestro cautiverio; ella va aquí por su voluntad, tan contenta, a lo que yo imagino, de verse en este estado, como el que sale de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida y de la pena a la gloria''. ''¿Es verdad lo que éste dice, hija?'', dijo el moro. ''Así es'', respondió Zoraida. ''¿Que, en verdad —replicó el viejo—, tú eres cristiana, y la que ha puesto a su padre en poder de sus enemigos?'' A lo cual respondió Zoraida: ''La que es cristiana yo soy, pero no la que te ha puesto en este punto, porque nunca mi deseo llegó a dejarte ni a hacerte mal, sino a hacerme a mí bien''. ''Y ¿qué bien es el que te has hecho, hija?'' ''Eso —respondió ella— pregúntaselo tú a Lela Marién, que ella te lo sabrá decir mejor que no yo''.

»Apenas hubo oído esto el moro, cuando, con una increíble rapidez, se arrojó de cabeza al mar, donde sin ninguna duda se hubiera ahogado, si el vestido largo y embarazoso que traía no le mantuviera un poco sobre el agua. Dio voces Zoraida que le sacasen, y todos acudimos enseguida  y, asiéndole de la almalafa (chilaba), le sacamos medio ahogado y sin sentido, lo que causó tanta pena a Zoraida que, como si estuviera ya muerto, hacía sobre él un tierno y doloroso llanto.Le volvímos boca abajo, vomitó mucha agua, volvió en sí al cabo de dos horas, en las cuales, habiéndose cambiado el viento, nos convino volver hacia tierra, y hacer fuerza de remos, para no embestir en ella; pero quiso nuestra buena suerte que llegaramos a una cala que se hace al lado de un pequeño promontorio o cabo que los moros lo llaman el de La Cava Rumía, que en nuestra lengua quiere decir La mala mujer cristiana; y es tradición entre los moros que en aquel lugar está enterrada la Cava, por quien se perdió España, porque cava en su lengua quiere decir mujer mala, y rumía, cristiana; y aun tienen por mal agüero llegar allí a dar fondo cuando la necesidad les fuerza a ello, porque nunca le dan sin ella; aunque para nosotros no fue abrigo de mala mujer, sino puerto seguro de nuestro remedio, según andaba alterada la mar.

»Dejamos nuestros centinelas en tierra, y no dejamos jamás los remos de la mano; comimos de lo que el renegado había proveído, y rogamos a Dios y a Nuestra Señora, de todo nuestro corazón, que nos ayudase y favoreciese para que felizmente diésemos fin a tan dichoso principio. Se dio orden, a petición de Zoraida, que dejásemos en tierra a su padre y a todos los demás moros que allí venían atados,  porque no tenía valor,  ni  podía sufrir sus tierno corazón, ver delante de sus ojos atado a su padre y aquellos de su tierra presos. Le prometimos  hacerlo cuando partiésemos, pues el dejarlos en aquel lugar despoblado no corría peligro. No fueron tan vanas nuestras oraciones pues fuero oídas en el cielo; y, en nuestro favor, volvió el viento, tranquilo al mar, animándonos a que continuar alegres nuestro comenzado viaje.

»Viendo esto, desatamos a los moros, y uno a uno los pusimos en tierra, de lo que ellos se quedaron admirados; pero, llegando a desembarcar al padre de Zoraida, que ya había recordado todo, dijo: ''¿Por qué pensáis, cristianos,
que esta mala hembra se alegra de que me dejeis en libertad? ¿Pensáis que es porque se apiada de mí? No, por cierto, sino que lo hace por evitar el estorbo que le dará mi presencia cuando quiera poner en práctica sus malos deseos; ni penséis que la ha movido a cambiar de religión porque crea que la vuestra aventaja a la nuestra, sino porque sabe que en vuestra tierra se usa la deshonestidad más libremente que en la nuestra''. Y, volviéndose a Zoraida, teniéndola yo y otro cristiano  asida de los dos brazos, por evitar que hiciese algún desatino, le dijo: ''¡Oh infame moza y mal aconsejada muchacha! ¿Adónde vas, ciega y desatinada, en poder de estos perros, naturales enemigos nuestros? ¡Maldita sea la hora en que yo te engendré, y malditos sean los regalos y deleites en que te he criado!'' Pero, viendo yo que no pensaba acabar pronto, metí prisa para ponerle en tierra, y desde allí, a voces, prosiguió en sus maldiciones y lamentos, rogando a Mahoma rogase a Alá que nos destruyese, confundiese y acabase (matase); y cuando, por habernos hecho a la vela, no podimos oír sus palabras, vimos sus obras, que eran arrancarse las barbas, mesarse los cabellos y arrastrarse por el suelo; mas una vez esforzó la voz de tal manera que podimos entender que decía: ''¡Vuelve, amada hija, vuelve a tierra, que todo te lo perdono; entrega a esos hombres ese dinero, que ya es suyo, y vuelve a consolar a este triste padre tuyo, que en esta desierta arena dejará la vida, si tú le dejas!'' Todo lo cual escuchaba Zoraida, y todo lo sentía y lloraba, y no supo decirle ni responderle palabra, sino: '' Plega (agrade)  a Alá, padre mío, que Lela Marién, que ha sido la causa de que yo sea cristiana, te consuele en tu tristeza. Alá sabe bien que no pude hacer otra cosa de la que he hecho, y que estos cristianos no deben nada a mi voluntad, pues, aunque quisiera no venir con ellos y quedarme en mi casa, me fuera imposible, según la prisa que me daba mi alma a poner por obra ésta que a mí me parece tan buena como tú, padre amado, la juzgas por mala''. Esto dijo, a tiempo que ni su padre la oía, ni nosotros ya le veíamos; y así, consolando yo a Zoraida, atendimos todos a nuestro viaje, el cual nos le facilitaba el propio viento, de tal manera que bien tuvimos por cierto vernos al día siguiente al amanecer en las riberas de España.

 » Pero, como pocas veces, o nunca, viene el bien puro y sencillo, sin ser acompañado o seguido de algún mal que le turbe o sobresalte, quiso nuestra ventura, o quizá las maldiciones que el moro a su hija había echado, que siempre se han de temer de cualquier padre; quiso, digo, que estando ya engolfados (en alta mar) y siendo ya casi pasadas tres horas de la noche, yendo con la vela bajada, frenillados (amarrados) los remos, porque el próspero viento nos quitaba el trabajo de necesitarlos, con la luz de la luna, que claramente resplandecía, vimos cerca de nosotros un bajel Redondo (con vela cuadrada), que, con todas las velas tendidas, con viento favorale, pasó tan cerca delante de nosotros que nos fue forzoso amainar  por no embestirle, y ellos, a la vez, forzaron el timón para que pudiéramos  pasar.

»Se habían puesto a bordo (al costado) del bajel a preguntarnos quienes éramos, y adónde navegábamos, y de dónde veníamos; pero, por preguntarnos esto en lengua francesa, dijo nuestro renegado: ''Ninguno responda; porque éstos, sin duda, son cosarios franceses, que hacen a toda ropa'' (que roban lo que encuentran). Por esta  advertencia, ninguno respondió palabra; y, habiendolo adelantado un poco, que ya el bajel quedaba sotavento (opuesto al viento), de improviso soltaron dos piezas de artillería, y, a lo que parecía, ambas venían con cadenas,(145)  porque con una cortaron nuestro árbol (palo mayor) por medio, y dieron con él y con la vela en la mar; y al momento, disparando otra pieza y vino a dar la bala en mitad de nuestra barca, de modo que la abrió toda, sin hacer otro mal alguno; pero, como nosotros nos vimos ir a fondo, comenzamos todos a pedir socorro a grandes voces y a rogar a los del bajel que nos acogiesen, porque nos ahogábamos . Amainaron entonces, y, echando el esquife o barca a la mar, entraron en él hasta doce franceses bien armados, con sus arcabuces y cuerdas encendidas (146), y así llegaron junto al nuestro; y, viendo que  eramos pocos y que el bajel se hundía, nos recogieron, diciendo que, por no haber tenido la cortesía responderles, nos había sucedido aquello. Nuestro renegado tomó el cofre de las riquezas de Zoraida, y  lo tiró al mar, sin que ninguno viéramos lo que hacía. En resolución, todos pasamos con los franceses, los cuales, después de haberse informado de todo aquello que de nosotros  quisieron saber, como si fueran nuestros capitales enemigos, nos despojaron de todo cuanto teníamos, y a Zoraida le quitaron hasta los carcajes que traía en los pies. Pero no me daba a mí tanta pena como a Zoraida, como me la daba el temor que tenía de que pasaran de quitar las riquísimas y preciosísimas joyas a quitar  la joya que más valía y ella más estimaba. Pero los deseos de aquella gente no pasaban del dinero, y de esto jamás se ve harta su codicia; la cual entonces llegó a tanto, que aun hasta los vestidos de cautivos nos quitaran si de algún provecho les fueran. Y pensaron entre ellos de arrojarnos a la mar envueltos en una vela, porque tenían intención de tratar en algunos puertos de España con nombre de que eran bretones, y si nos llevaban vivos, serían castigados, siendo descubierto su hurto.Pero el capitán, que era el que había despojado a mi querida Zoraida, dijo que él se contentaba con la presa que tenía, y que no quería tocar en ningún puerto de España, sino pasar el estrecho de Gibraltar de noche, o como pudiese, y irse a la Rochela, de donde había salido; y así, acordaron darnos el esquife (la barca) de su navío, y todo lo necesario para la corta navegación que nos quedaba, como lo hicieron al día siguiente,  cuando ya se veía tierra de España, y  todas nuestras pesadumbres y pobrezas se nos olvidaron del todo, como si no hubieran ocurrido: tanto era el deseo de alcanzar la libertad perdida.
» Sería cerca de mediodía  cuando nos echaron en la barca, dándonos dos barriles de agua y algún bizcocho (147) ; y el capitán, movido no sé de qué misericordia, al embarcarse la hermosísima Zoraida, le dio hasta cuarenta escudos de oro, y no consintió que le quitasen sus soldados estos mismos vestidos que ahora tiene puestos. Entramos en el bajel; le dimos las gracias por el bien que nos hacían, mostrándonos más agradecidos que quejosos; ellos  navegaron con el viento de costado, rumbo al estrecho; nosotros, sin mirar a otra parte que a la tierra que se nos mostraba delante, nos dimos tanta prisa en bogar que al ponerse  el sol estábamos tan cerca que casi pensamos poder llegar antes que fuera muy de noche; pero, por no aparecer en aquella noche la luna y el cielo mostrarse oscuro, y por ignorar el paraje en que estábamos, no nos pareció cosa segura saltar a tierra, como a muchos de nosotros les parecía, diciendo que diésemos en ella, aunque fuese en unas peñas y lejos de poblado, porque así evitaríamos el temor de que con razón se debía tener que por allí anduviesen bajeles de corsarios de Tetuán, los cuales anochecen en Berbería y amanecen en las costas de España, y hacen de ordinario presa, y se vuelven a dormir a sus casas. Pero, de los contrarios pareceres, el que se tomó fue que nos llegásemos poco a poco, y que si el sosiego del mar lo concediese, desembarcásemos donde pudiésemos.
»Así se hizo, y poco antes de la media noche sería cuando llegamos al pie de una disformísima (irregular) y alta montaña, no tan junto al mar que no tuviésemos un poco de espacio para poder desembarcar cómodamente. Llegamos a la arena, saltamos a tierra, besamos el suelo, y, con lágrimas de mucha alegría, dimos todos gracias a Dios, Señor Nuestro, por el bien tan incomparable que nos había hecho. Sacamos de la barca las provisiones que tenía, la tiramos en tierra, y subimos un gran trecho en la montaña, porque aún allí estábamos, y aún no podíamos estar seguros, ni acabábamos de creer que era tierra de cristianos la que ya nos sostenía.
Amaneció más tarde, a mi parecer, de lo que quisiéramos. Acabamos de subir toda la montaña, para ver si desde allí se descubría algún poblado,  o algunas cabañas de pastores; pero, por más que miramos, ni poblado, ni persona, ni senda, ni camino descubrimos. Con todo esto, decidimos seguir  tierra adentro, pues no podría ser menos que pronto descubriésemos quien nos diese noticia de ella. Pero lo que a mí más me fatigaba era el ver ir a pie a Zoraida por aquellas asperezas, que, aunque que alguna vez la puse sobre mis hombros, más le cansaba a ella mi cansancio que la reposaba su reposo; y así, nunca más quiso que yo tomase aquel trabajo;  y, con mucha paciencia y muestras de alegría, llevándola yo siempre de la mano, poco menos de un cuarto de legua debíamos de haber andado, cuando llegó a nuestros oídos el son de una pequeña esquila, señal clara que por allí cerca había ganado; y, mirando todos con atención si alguno aparecía, vimos al pie de un alcornoque un pastor mozo, que  muy tranquilo estaba labrando un palo con un cuchillo. Dimos voces, y él, alzando la cabeza, se puso ligeramente en pie, y, como supimos después, a   los primeros que vio fueron al renegado y a Zoraida, y, como él los vio con vestidos de moros, pensó que todos los de la Berbería estaban sobre él; y, metiéndose con extraña ligereza por el bosque adelante, comenzó a dar los mayores gritos del mundo diciendo: ''¡Moros, moros hay en la tierra! ¡Moros, moros! ¡Arma, arma!''

»Con estas voces quedamos todos confusos, y no sabíamos qué hacer; pero, considerando que las voces del pastor habían de alarmar a quien hubiera en  tierra, y que la caballería de la costa había de venir rápido a ver lo que era, acordamos que el renegado se quitase las ropas del turco y se pusiese una casaca de cautivo que uno de nosotros le dio, aunque se quedó en camisa; y así, encomendándonos a Dios, fuimos por el mismo camino que vimos que el pastor llevaba, esperando siempre cuándo había de encontrarnos la caballería de la costa. Y no nos engañó nuestro pensamiento, porque, aún no habrían pasado dos horas cuando, habiendo ya salido de aquellas malezas a un llano, descubrimos hasta cincuenta caballeros, que con gran ligereza, corriendo a media rienda, hacia nosotros venían, y al verlos, nos quedamos quietos aguardándolos; pero, como al llegar vieron a tantos cristianos pobres , en lugar de los moros que buscaban, , quedaron confusos, y uno de ellos nos preguntó si éramos nosotros acaso los que habíamos alarmado al pastor que había reclamado ayuda. ''Sí'', dije yo; y, queriendo comenzar a contarle mi suceso (mi caso), y de dónde veníamos y quienes éramos, uno de los cristianos que con nosotros venían conoció al jinete que nos había hecho la pregunta, y dijo, sin dejarme hablar a mí:  ''¡Gracias sean dadas a Dios, señores, que a tan buena parte nos ha conducido!, porque, si yo no me engaño, la tierra que pisamos es la de Vélez Málaga, si ya los años de mi cautiverio no me han quitado de la memoria el acordarme que vos, señor, que nos preguntáis quienes somos, sois Pedro de Bustamante, tío mío''. Apenas hubo dicho esto el cristiano cautivo, cuando el jinete se arrojó del caballo y vino a abrazar al mozo, diciéndole: ''Sobrino de mi alma y de mi vida, ya te conozco, y ya te he llorado por muerto yo, y mi hermana, tu madre, y todos los tuyos, que aún viven; y Dios ha sido servido de darles vida para que gocen el placer de verte: ya sabíamos que estabas en Argel, y por las señales y muestras de tus vestidos, y la de todos los que te acompañan, comprendo que habéis tenido milagrosa libertad''. ''Así es —respondió el mozo—, y tiempo tendremos para contároslo todo''.

»Cuando los jinetes vieron que éramos cristianos cautivos, se apearon de sus caballos, y cada uno nos convidaba con el suyo para llevarnos a la ciudad de Vélez Málaga, que a legua y media de allí estaba. Algunos de ellos volvieron a llevar la barca a la ciudad, diciéndoles dónde la habíamos dejado; otros nos subieron a las ancas, y Zoraida fue en las del caballo del tío del cristiano. Nos salió a recibir todo el pueblo, que por alguno que se había adelantado sabían la noticia de nuestra venida. No se admiraban de ver cautivos libres, ni moros cautivos, porque toda la gente de aquella costa está hecha a ver a los unos y a los otros; pero admirábanse de la hermosura de Zoraida, la cual en aquel instante y ocasión estaba en su punto, ya por el cansancio del camino como por la alegría de verse ya en tierra de cristianos, sin sobresalto de perderse, le  habían subido al rostro tales colores que, si  el afecto  no me engañara,  osaría decir que más hermosa criatura no había en el mundo; al menos, que yo la hubiese visto.

»Fuimos derechos a la iglesia, a dar gracias a Dios por el favor recibido; y, así como en ella entró Zoraida, dijo que allí había rostros que se parecían a los de Lela Marién. Le dijímos que eran imágines suyas, y como mejor  pudo le explicó el renegado que significaban, para que ella las adorase como si verdaderamente fueran cada una de ellas la misma Lela Marién que le había hablado. Ella, que tiene buen entendimiento y un natural fácil y claro, entendió enseguida todo lo que de las imágenes se le dijo. Desde allí nos llevaron y alojaron a todos en diferentes casas del pueblo; pero al renegado, Zoraida y a mí nos llevó el cristiano que vino con nosotros, a la casa de sus padres, que medianamente eran acomodados de los bienes de fortuna, y nos trataron con tanto amor como a su mismo hijo.

»Seis días estuvimos en Vélez, al cabo de los cuales el renegado, informando de lo que le convenía, se fue a la ciudad de Granada, a convertirse por medio de la Santa Inquisición al gremio santísimo de la Iglesia; los demás cristianos liberados se fueron cada uno donde mejor le pareció; solos quedamos Zoraida y yo, con solo los escudos que la cortesía del francés le dio a Zoraida, con los cuales compré este animal en que ella viene; y, sirviéndola yo hasta ahora de padre y escudero, y no de esposo, vamos con intención de ver si mi padre vive todavía, o si alguno de mis hermanos ha tenido más próspera ventura que la mía, puesto que, por haberme hecho el cielo compañero de Zoraida, me parece que ninguna otra suerte me pudiera venir, por buena que fuera, que más la estimara. La paciencia con que Zoraida lleva las incomodidades que la pobreza trae consigo, y el deseo que muestra tener de verse ya cristiana es tanto, que me admira y me mueve a servirla todo el tiempo de mi vida, y el deseo que tengo de verme suyo y de que ella sea mía hace que olvide no saber si hallaré en mi tierra algún rincón donde recogerla, y si habrán hecho el tiempo y la muerte tal mudanza en la hacienda y vida de mi padre y hermanos que apenas encuentre quien me conozca, si ellos faltan.» No tengo más, señores, que deciros de mi historia; la cual, si es agradable y peregrina, júzguenlo vuestros buenos entendimientos; que me hubiera gustado habérosla contado más brevemente, pero por el temor de enfadaros más de cuatro sucesos de dejado sin contar.

  

NOTAS.

 142. Una galeota era una galera pequeña  que tenía entre 16 y 20 remos por banda y un solo hombre por remo.

143. Moneda argelina cuyo valor dependía de que fuera de plata o de oro.

144. Los moros llamaban  a los cristianos nizarini, por  haber vivido  Cristo en Nazaret.

145. Partidas en dos mitades unidas con cadenas. 

146. Mechas con las que se prendía el arcabuz.

147.  El bizcocho era el pan dos veces cocido para que durase má en las travesías marítimas; el corbacho era el látigo con el que azotaban a los remeros


miércoles, 7 de febrero de 2018

D. QUIJOTE PARA TODOS



 Capítulo XL. Donde se prosigue la historia del cautivo
         
                      Soneto
Almas dichosas que del mortal velo (del cuerpo)
libres y esentas, por el bien que obrastes, desde la baja tierra os levantastes
a lo más alto y lo mejor del cielo,

y, ardiendo en ira y en honroso celo, de los cuerpos la fuerza ejercitastes,
que en propia y sangre ajena colorastes el mar vecino y arenoso suelo;

primero que el valor faltó la vida
en los cansados brazos, que, muriendo, con ser vencidos, llevan la vitoria.

Y esta vuestra mortal, triste caída
entre el muro y el hierro, os va adquiriendo fama que el mundo os da, y el cielo gloria.

   De esa misma manera le sé yo —dijo el cautivo.

   Pues el del fuerte, si mal no me acuerdo —dijo el caballero—, dice así:               

                             Soneto
De entre esta tierra estéril, derribada, destos terrones por el suelo echados, las almas santas de tres mil soldados subieron vivas a mejor morada,

siendo primero, en vano, ejercitada
la fuerza de sus brazos esforzados, hasta que, al fin, de pocos y cansados, dieron la vida al filo de la espada.

Y éste es el suelo que continuo ha sido de mil memorias lamentables lleno
en los pasados siglos y presentes.

Mas no más justas de su duro seno habrán al claro cielo almas subido,
ni aun él sostuvo cuerpos tan valientes.
.
No parecieron mal los sonetos, y el cautivo se alegró con las nuevas que de su camarada le dieron; y, prosiguiendo su cuento, dijo:

«Rendidos, pues, la Goleta y el fuerte, los turcos dieron orden de desmantelar la Goleta (quitar los palos), porque el fuerte quedó de tal forma, que no hubo que derribarlo, y para hacerlo con más brevedad y menos trabajo, la minaron por tres partes; pero con ninguna (mina) se pudo volar lo que parecía menos fuerte, que eran las murallas viejas; y todo aquello que había quedado en pie de la fortificación nueva que había hecho el Fratín (134), se  derrbó con mucha facilidad.  En resolución, la armada volvió a Constantinopla, triunfante y vencedora: y de allí a pocos meses murió mi amo el Uchalí, al cual llamaban Uchalí Fartax, que quiere decir, en lengua turquesca, el renegado tiñoso, porque lo era; y es costumbre entre los turcos ponerse nombres de alguna falta que tengan, o de alguna virtud que en ellos haya. Y esto es porque no hay entre ellos sino cuatro apellidos , que decienden de la casa Otomana, y los demás, como tengo dicho, toman nombre y apellido ya de los defectos del cuerpo o de las virtudes del alma Y este Tiñoso bogó el remo, siendo esclavo del Gran Señor, catorce años, y cuando tenía más de los treinta y cuatro de  edad renegó, de despecho de que un turco, estando al remo, le dio un bofetón, y por poderse vengar dejó su fe; y fue tanto su valor que, sin subir por los torpes medios y caminos (la sodomía) que los más privados del Gran Turco suben, vino a ser rey de Argel, y después, a ser general del  mar, que es el tercer cargo que hay en aquel señorío. Era calabrés de nación, y moralmente fue un hombre de bien, y trataba con mucha humanidad a sus cautivos, que llegó a tener tres mil, los cuales, después de su muerte, se repartieron, como él lo dejó en su testamento, entre el Gran Señor (que también es hijo heredero de todos los que mueren, y entra en el reparto con los  hijos que deja el difunto) y entre sus renegados ; y yo conocí  a un renegado veneciano que, siendo grumete de una nave, le cautivó el Uchalí, y le quiso tanto, que fue uno de los más regalados garzones suyos (amantes), que  llegó a ser el más cruel renegado (135) que jamás se ha visto. Se llamaba Azán Agá, y llegó a ser muy rico, y a ser rey de Argel; con el cual yo vine de Constantinopla, algo contento, por estar tan cerca de España, no porque pensase escribir a nadie mis desdichas, sino por ver si me era más favorable la suerte en Argel que en Constantinopla, donde ya había probado mil maneras de huir, y ninguna tuvo éxito; y pensaba en Argel buscar otros medios de alcanzar lo que tanto deseaba, porque jamás perdí la esperanza de tener libertad; pero todo lo que planeaba, pensaba y hacía no tenía éxito, aún así no me desanimaba y pensaba otra forma para no perder la esperanza,   aunque fuese débil  y poco posible.

»Con esto entretenía la vida, encerrado en una prisión o casa que los turcos llaman baño, donde encierran a los cautivos cristianos, tanto a los que son del rey como a los de algunos particulares; y los que llaman del almacén, que es como decir cautivos del concejo, que sirven a la ciudad en las obras públicas que hace y en otros oficios, y estos tales cautivos tienen muy difícil su libertad, porque al no tener amo  particular, no hay con quien tratar su rescate, aunque le tengan (el dinero para pagarlo). En estos baños, como tengo dicho, suelen llevar a sus cautivos algunos particulares del pueblo, principalmente cuando son de rescate (136), porque allí los tienen descansados y seguros hasta que venga su rescate. También los cautivos del rey que son de rescate no salen al trabajo con la demás chusma, si no es cuando su rescate tarda; que entonces, por obligarles a que lo pidan,  les hacen trabajar e ir por leña con los demás, que es un  trabajo duro.

»Yo, pues, era uno de los de rescate; que, como se supo que era capitán, aunque dije mi poca posibilidad y falta de hacienda, no me sirvió de nada para evitar que  me pusiesen en el número de los caballeros y gente de rescate. Me pusieron una cadena, más por señal de rescate que por guardarme con ella; y así, pasaba la vida en aquel baño, con otros muchos caballeros y gente principal, señalados y tenidos por de rescate. Y, aunque el hambre y la desnudez pudiera agobiarnos a veces, y aun casi siempre, ninguna cosa nos agobiaba tanto como oír y ver, a cada paso, las jamás vistas ni oídas crueldades que mi amo usaba con los cristianos. Cada día ahorcaba el suyo,(el correspondiente a ese día), empalaba a otro, desorejaba a uno más; y esto, por ningún motivo, sino que los turcos decían que lo hacía por el gusto de hacerlo, y por ser de natural condición  homicida de todo el género humano. Sólo escapó bien con él un soldado español, llamado tal de Saavedra ( el propio Cervantes), el cual, con haber hecho cosas que quedarán en la memoria de aquellas gentes por muchos años, y todas por alcanzar libertad, jamás le dio palo, ni se lo mandó dar, ni le dijo mala palabra; y, por la menor cosa de muchas que hizo, temíamos todos que había de ser empalado, y así lo temió él más de una vez; y si no fuera porque no tenemos tiempo, yo diría ahora algo de lo que este soldado hizo, que os entretendría y admiraría mucho más que   que  el cuento de mi historia.

»Digo, pues, que encima del patio de nuestra prisión caían las ventanas de la casa de un moro rico y principal, las cuales, como de ordinario son las de los moros, más eran agujeros que ventanas, y aun éstas se cubrían con celosías muy espesas y apretadas. Acaeció, pues, que un día, estando en un terrado(azotea) de nuestra prisión con otros tres compañeros, haciendo pruebas de saltar con las cadenas, por entretener el tiempo, estando solos, porque todos los demás cristianos habían salido a trabajar, alcé por casualidad los ojos y vi que por aquellas cerradas ventanillas que he dicho asomaba una caña, y al final de ella había un lienzo atado, y la caña se estaba balanceando y moviéndose, como si hiciera señas  para que la cogiéramos. Nos dimos cuenta de ello, y uno de los que estaban conmigo se puso debajo de la caña, parar ver si la soltaban, o lo que hacían; pero, al llegar a ella, alzaron la caña y la movieron a los dos lados, como si dijeran no con la cabeza. Volvióe el cristiano, y volvieron bajarla y hacer los mismos movimientos que antes. Fue otro de mis compañeros, y le sucedió lo mismo que al primero. Finalmente, fue el tercero y le ocurrió lo que al primero y al segundo. Viendo yo esto, no quise dejar de probar suerte, y, cuando me puse debajo de la caña, la dejaron caer, y cayó a mis pies dentro del patio. Acudí  a desatar el lienzo, en el cual vi un nudo, y dentro de él venían diez cianíis, que son unas monedas de oro bajo ( de pocos quilates) que usan los moros, que cada una vale diez reales de los nuestros. Que me alegré  del  hallazgo, no hay ni que decirlo, pues fue tanto el contento como la admiración de pensar de donde podía venirnos aquel bien, especialmente a mí, pues las muestras de no haber querido soltar la caña sino a mí  decían claramente que para mí era el favor. Tomé mi buen dinero, quebré la caña, volví al terradillo, miré la ventana, y vi que por ella salía una muy blanca mano, que la abría y cerraba muy aprisa. Con esto entendimos, o imaginamos, que alguna mujer que en aquella casa vivía nos debía de haber hecho aquel beneficio; y, en señal de agradecimiento, hicimos zalemas (reverencias) al uso de los moros, inclinando la cabeza, doblando el cuerpo y poniendo los brazos sobre el pecho. Al poco tiempo sacaron por la misma ventana una pequeña cruz hecha de cañas, y luego la volvieron a entrar. Esta señal nos confirmó  que alguna cristiana debía de estar cautiva en aquella casa, y era la que nos hacía el favor; pero la blancura de la mano, y las pulseras que vimos, nos hizo cambiar de opinion,  puesto que imaginamos que debía de ser cristiana renegada, a quien de ordinario suelen tomar por legítimas mujeres sus mismos amos, y aun se sienten afortunadas, porque las estiman más que a las de su nación.

»Pero nuestrros pensamientos estaban muy lejos de la verdad; y así, todo nuestro entretenimiento desde entonces era mirar a la ventana donde nos había aparecido la estrella de la caña; pero  pasaron quince días en que ni vimos la caña, ni la mano, ni ninguna otra señal. Y, aunque en este tiempo procuramos con mucho interés saber quién vivía en aquella casa , y si había en ella alguna cristiana renegada, jamás nadie nos dijo nada más  que allí vivía un moro principal y rico, llamado Agi Morato(137), que había sido alcaide  de La Pata(138), que es oficio muy importante entre ellos.  Pero, cuando ya no pensábamos que por allí habían de llover más cianíis, vimos a deshora aparecer la caña, y otro lienzo en ella, con otro nudo más crecido; y esto fue cuando estabábamos en el patio, como la otra vez,  solos y sin gente. Hicimos la acostumbrada prueba, yendo cada uno primero que yo, de los mismos tres que estábamos, pero a ninguno se rindió la caña sino a mí, porque, en llegando yo, la dejaron caer. Desaté el nudo, y hallé cuarenta escudos de oro españoles y un papel escrito en arábigo, y al final de lo escrito dibujada una cruz grande. Besé la cruz, tomé los escudos, volví al terrado, hicimos todos nuestras zalemas, volvió a aparecer la mano, hice señas que leería el papel y cerraron la ventana. Quedamos todos confusos y alegres con lo sucedido; y, como ninguno de nosotros entendía el arábigo, era mucho el deseo que teníamos de entender lo que el papel contenía, y mayor la dificultad de buscar quien lo leyese.

                                                                                                                                                                     

» Al fin, yo  decidí  fiarme de un renegado, natural de Murcia, que se había hecho gran amigo mío, y prometimos entre los dos que guardaría cualquier secreto que le confiase; porque suelen algunos renegados, cuando tienen intención de volver a tierra de cristianos, llevar algunas firmas de cautivos principales, en que dan fe, en la forma que pueden, que el tal renegado es hombre de bien, y que siempre ha hecho bien a los cristianos, y que tiene deseo de fugarse en la primera ocasión que se le presente. Algunos hay que procuran estas fees (certificados) con buena intención, otros se sirven de ellas con malicia  viniendo a robar a tierra de cristianos y si se pierden o los hacen prisioneros, sacan sus firmas y dicen que por aquellos papeles se verá el propósito con que venían, el cual era  quedarse en tierra de cristianos, y que por eso venían en corso(138) con los demás turcos. Con esto se libran de la detención y se reconcilian con la Iglesia, sin que se les haga daño; y, cuando tienen ocasión, se vuelven a Berbería a ser lo que antes eran. Otros hay que usan estos papeles, y los piden, con buena intención, y se quedan en tierra de cristianos.

»Pues uno de los renegados que he dicho era este mi amigo, el cual tenía firmas de todos nuestros camaradas, donde le dábamos los mejores informes; y si los moros le encontraban estos papeles, le quemaban vivo. Supe que sabía muy bien arábigo, y no solamente hablarlo, sino escribirlo; pero, antes que del todo me confiara a él, le dije que me leyese aquel papel, que por casualidad me había encontrado en un agujero de mi rancho (celda). Lo abrió, y estuvo un buen rato mirándolo y leyéndolo, murmurando entre los dientes.Le pregunté si lo entendía; me dijo que muy bien, y, que si quería que me lo escribiese palabra por palabra, que le diese tinta y pluma, para hacerlo mejor.
Le dímos enseguida lo que pedía, y él poco a poco lo fue traduciendo; y, cuando acabó  dijo: ''Todo lo que va aquí en romance (castellano), sin faltar letra, es lo que contiene este papel morisco; y teneis que entender que donde dice Lela Marién quiere decir Nuestra Señora la Virgen María''.

»Leímos el papel, y decía así:

          Cuando yo era niña, tenía mi padre una esclava, la cual en mi lengua me mostró la zalá (oraciones) cristianesca, y me dijo muchas cosas de Lela Marién. La cristiana murió, y yo sé que no fue al fuego (infierno), sino con Alá, porque después la vi dos veces, y me dijo que me fuese a tierra de cristianos a ver a Lela Marién, que me quería mucho. No sé yo cómo vaya: muchos cristianos he visto por esta ventana, y ninguno me ha parecido caballero sino tú. Yo soy muy hermosa y muchacha (virgen), y tengo muchos dineros que llevar conmigo: mira tú si puedes hacer cómo nos vamos, y serás allá mi marido, si quisieres, y si no quisieres, no me preocuparé, que Lela Marién me dará con quien me case. Yo escribí esto; mira a quién lo das a leer: no te fíes de ningún moro, porque son todos marfuces (traidores). De esto tengo mucha pena: que quisiera que no te descubrieras a nadie, porque si mi padre lo sabe, me echará enseguida en un pozo, y me cubrirá de piedras. En la caña pondré un hilo: ata allí la respuesta; y si no tienes quien te escriba arábigo, dímelo por señas, que Lela Marién hará que te entienda.
Ella y Alá te guarden, y esa cruz que yo beso muchas veces; que así me lo mandó la cautiva.

»Mirad, señores, si no era normal que las razones de este papel nos admirasen y alegrasen. Y, por esto, el renegado entendió que no por casualidad se había encontrado aquel papel, sino que realmente se había escrito para uno de  nosotros; y así, nos rogó que si era verdad lo que sospechaba, que nos fiásemos de él y se lo dijésemos, que él arriesgaría su vida por nuestra libertad. Y, diciendo esto, sacó del pecho un crucifijo de metal, y con muchas lágrimas juró por el Dios que aquella imagen representaba, en quien él, aunque pecador y malo, bien y fielmente creía, de guardarnos lealtad y secreto en todo cuanto quisiésemos descubrirle, porque le parecía, y casi adivinaba que, por medio de aquella que aquel papel había escrito, iba él y todos nosotros a conseguir la  libertad, y verse él en lo que tanto deseaba, que era dedicarse a servir a la Santa Iglesia, su madre, de quien como miembro podrido estaba alejado y apartado por su ignorancia y pecado.

»Con tantas lágrimas y con muestras de tanto arrepentimiento dijo esto el renegado, que todos decidimos contarle toda la verdad del caso; y así, le dimos cuenta de todo, sin ocultarle nada. Le enseñamos la ventanilla por donde aparecía la caña, y él localizó por ella  la casa, y quedó en tener especial y gran cuidado de informarse quién vivía en ella . Acordamos, asimismo, que sería bueno responder a la carta de la mora; y, como teníamos quien lo supiese hacer, al momento el renegado escribió las razones que yo le fui diciendo, que puntualmente fueron las que diré, porque de todas las cosas principales que en este suceso me acontecieron, ninguna se me ha ido de la memoria, ni aun se me irá en tanto que tenga vida.

»Efectivamente, lo que a la mora se le respondió fue esto:

          El verdadero Alá te guarde, señora mía, y aquella bendita Marién, que es la verdadera madre de Dios y es la que te ha puesto en el corazón que te vayas a tierra de cristianos, porque te quiere bien. Ruégale tú que se sirva de darte a entender cómo podrás poner por obra lo que te manda, que ella es tan buena que lo hará. De mi parte y de la de todos estos cristianos que están conmigo, te ofrezco de hacer por ti todo lo que pudiéremos, hasta morir. No dejes de escribirme y avisarme lo que pensares hacer, que yo te responderé siempre; que el grande Alá nos ha dado un cristiano cautivo que sabe hablar y escribir tu lengua tan bien como lo verás por este papel. Así que, sin tener miedo, nos puedes avisar de todo lo que quisieres. A lo que dices que si fueres a tierra de cristianos, que has de ser mi mujer, yo te lo prometo como buen cristiano; y has de saber que los cristianos cumplen lo que prometen mejor que los moros. Alá y Marién, su madre, te guarden, señora mía.

»Escrito y cerrado este papel, aguardé dos días a que estuviese el patio solo, como solía, y luego salí al sitio acostumbrado del terradillo, por ver si la caña aparecía, que no tardó mucho en asomar. Así como la vi, aunque no podía ver quién la ponía, mostré el papel, como dando a entender que pusiesen el hilo, pero ya venía puesto en la caña, al cual até el papel, y de allí a poco tornó a parecer nuestra estrella, con la blanca bandera de paz del atadillo. La dejaron caer, y yo la cogí, y encontré  en el paño, en varios tipos de moneda  de plata y de oro, más de cincuenta escudos, los cuales cincuenta veces más doblaron nuestro contento y confirmaron la esperanza de tener libertad.

»Aquella misma noche volvió nuestro renegado, y nos dijo que había sabido que en aquella casa vivía el mismo moro que a nosotros nos habían dicho que se llamaba Agi Morato, inmensamente rico, el cual tenía una sola hija, heredera de toda su hacienda, y que tenía fama en toda la ciudad de ser la más hermosa mujer de la Berbería; y que muchos de los virreyes que allí venían la habían pedido por mujer, y que ella nunca se había querido casar; y que también supo que tuvo una cristiana cautiva, que ya se había muerto; todo lo cual estaba de acuerdo con lo que venía en el papel. Nos reunimos con el renegado, para pensar como íbamos a sacar a la mora y  venirnos todos a tierra de cristianos, y, en fin, acordamos esperar  el segundo  aviso de Zoraida, que así se llamaba la que ahora quiere llamarse María; porque bien vimos que ella, y no otra alguna, era la que había de proponer la forma para salir de todas aquellas dificultades. Después que quedamos en esto, dijo el renegado que no tuviésemos pena, que él perdería la vida o nos pondría en libertad.

»Cuatro días estuvo el patio con gente, los mismos que tardó en aparecer la caña; al cabo de los cuales, en la acostumbrada soledad del patio, apareció con el lienzo tan preñado, que un felicísimo parto prometía. Inclinóse a mí la caña y el lienzo, hallé en él otro papel y cien escudos de oro, sin otra moneda alguna. Estaba allí el renegado, le dimos a leer el papel dentro de nuestro celda, el cual dijo que así decía:

          Yo no sé, mi señor, cómo hacer para  que nos vayamos a España, ni Lela Marién me lo ha dicho, aunque yo se lo he preguntado. Lo que se podrá hacer es que yo os daré por esta ventana muchísimos dineros de oro: rescataos vos con ellos y vuestros amigos, y vaya uno a tierra de cristianos, y compre allá una barca y vuelva por los demás; y a mí me hallarán en el jardín de mi padre, que está a la puerta de Babazón (140), junto a la marina, donde tengo que estar todo este verano con mi padre y con mis criados. De allí, de noche, me podréis sacar sin miedo y llevarme a la barca; y mira que has de ser mi marido, porque si no, yo pediré a Marién que te castigue. Si no te fías de nadie que vaya por la barca, rescátate tú y ve, que yo sé que volverás mejor que otro, pues eres caballero y cristiano. Procura conocer el jardín, y cuando pasees por ahí sabré que está solo el patio, y te daré mucho dinero. Alá te guarde, señor mío.

»Esto decía y contenía el segundo papel. Lo cual visto por todos, cada uno se ofreció a querer ser el rescatado, prometiendo  ir y volver con toda puntualidad, y también yo me ofrecí a lo mismo; a todo lo cual se opuso el renegado, diciendo que de ninguna manera consentiría que ninguno saliese en libertad hasta que fuesen todos juntos, porque la experiencia le había  demostrado lo mal que cumplían los libres las palabras que daban en el cautiverio; porque muchas veces habían usado  aquel remedio algunos principales cautivos, rescatando a uno que fuese a Valencia, o Mallorca, con dineros para poder armar una barca y volver por los que le habían rescatado, y nunca habían vuelto; porque la libertad alcanzada y el temor de volver a perderla les borraba de la memoria todas las obligaciones del mundo. Y, para confirmar que nos decía la verdad,  nos contó brevemente un caso que casi en aquel mismo tiempo había ocurrido a unos caballeros cristianos, el más extraño que jamás sucedió en aquellas partes, donde a cada paso suceden cosas de gran espanto y admiración.

»Concretamente, él vino a decir que lo que se podía y debía hacer era que el dinero que se había de dar para rescatar al cristiano, que se le diese a él para comprar allí en Argel una barca, fingiendo hacerse mercader y tratante en Tetuán y en aquella costa; y que, siendo él señor de la barca, fácilmente se daría traza para sacarlos del patio y embarcarlos a todos. Además, que si la mora, como ella decía, daba dineros para rescatarlos a todos, que, estando libres, era muy fácil embarcarse en la mitad del día; y que la mayor dificultad  era que los moros no consienten que renegado alguno compre ni tenga barca, si no es bajel grande para ir en corso (139), porque se temen que el que compra barca, principalmente si es español, no la quiere sino para irse a tierra de cristianos; pero que él salvaría este inconveniente haciendo que un moro tagarino(141) compartiese con él la barca y la ganancia de las mercancías, y con esta excusa él vendría a ser señor de la barca, con que daba por acabado todo lo demás.

»Y, aunque a mí y a mis camaradas nos había parecido mejor lo de ir por  la barca a Mallorca, como la mora decía, no osamos contradecirle, temerosos de que, si no hacíamos lo que él decía, nos había de descubrir y poner en peligro de perder las vidas, si descubriese el trato de Zoraida, por cuya vida diéramos todos las nuestras. Y así, decidimos ponernos en las manos de Dios y en las del renegado, y en aquel mismo momento se le respondió a Zoraida, diciéndole que haríamos todo cuanto nos aconsejaba, porque lo había advertido tan bien como si Lela Marién se lo hubiera dicho, y que de ella sola dependía dilatar aquel negocio, o realizarlo enseguida. Me ofrecí de nuevo  ser su esposo, y, con esto, al día siguiente, que estaba  el patio sin gente, varias veces, con la caña y el paño, nos dio dos mil escudos de oro, y un papel donde decía que el primer jumá,  que es el viernes, se iba al jardín de su padre, y que antes que se fuese nos daría más dinero, y que si aquello no bastase, que se lo avisásemos, que nos daría cuanto le pidiésemos: que su padre tenía tanto, que no lo echaría de menos y, además, que ella tenía la llaves de todo.

»Dimos luego quinientos escudos al renegado para comprar la barca; con ochocientos me rescaté yo, dando el dinero a un mercader valenciano que a la sazón se hallaba en Argel, el cual me rescató del rey, prometiéndole que con el primer bajel que viniese de Valencia pagaría mi rescate; porque si diera enseguida  el dinero, levantaría sospechas al rey que hacía muchos días que mi rescate estaba en Argel, y que el mercader, por sus granjerías (por su interés), lo había callado. Finalmente, mi amo era tan desconfiado que de ninguna manera me atreví a que enseguida se desembolsase el dinero. El jueves antes del viernes en que la hermosa Zoraida  había de ir al jardín, nos dio otros mil escudos y nos avisó de su partida, rogándome que, si me rescatase, buscase enseguida el jardín de su padre, y que en todo caso buscase ocasión de ir allá y verla. Le respondí en breves palabras que así lo haría, y que tuviese cuidado de encomendarnos a Lela Marién, con todas aquellas oraciones que la cautiva le había enseñado.

»Hecho esto, se decidió que los tres compañeros nuestros se rescatasen, para facilitar la salida del patio, y porque, viéndome a mí rescatado, y a ellos no, habiendo dinero, no se alborotasen y les persuadiese el diablo que hiciesen alguna cosa en perjuicio de Zoraida; que, puesto que el ser ellos quienes eran me podía asegurar de este temor, con todo eso, no quise poner el negocio en peligro, y así, los hice rescatar de la misma forma que yo me rescaté, entregando todo el dinero al mercader, para que, con certeza y seguridad, pudiese hacer la fianza; al cual nunca descubrimos nuestro trato y secreto, por el peligro que había.



NOTAS:

134. El Fratin (frailecillo) era el nombre con el que se conocía al ingeniero italiano Giacome Peleazzo que era experto en fortificaciones. 

135. Debe entenderse renegado a un traidor o infiel a otro y que se ha pasado a su bando.

136. Que tienen dinero para pagar su libertad.

137. Agi Morato era el renegade  y gobernador de Bata que tenía una hija llamada  Zahara,  que casó con Hasán Bajá.

138. La Pata era una Fortaleza que estaba a dos leguas de Orán. El alcaide era el jefe military de una Fortaleza.

139. Robando como piratas o corsarios.

140. Babazón era la puerta principal de las nueve que tenía  Argel

141. Tagarinos eran los antiguos moriscos, criados entre cristianos viejos, en Castilla y Aragón, por lo que hablan el árabe y el castellano.